Tendencias imparables: el reconocimiento de los conflictos de intereses.

Una de las tendencias, creo que imparable, que cada vez se hace notar más en los congresos es la MBE. La Medicina Basada en la Evidencia. Las presentaciones cada vez están más soportadas en revisiones bibliográficas. Y cuando las presentación la hace un médico joven más esforzadas y exhaustivas son las revisiones del saber establecido. Además de las revisiones todo está también expresado en términos del grado de evidencia. Los congresos están cambiando desde el “saber experto” a superiores grados de evidencia. Creo que la MBE la podríamos considerar como una especie de gran tendencia a largo plazo. Viene para instalarse y esta bien que eso ocurra. Vamos a hacer una entrada expresa en el blog para hablar de la MBE así que solo lo mencionamos.

Otro gran hecho que va a más es el reconocimiento de los conflictos de interés. Pero es un hecho que se reconoce ocasionalmente. Todos sabemos que tenemos conflicto de intereses. Pero creo que conviene hacer alguna aclaración. Un conflicto de intereses es una situación, no es un comportamiento. Reconocer un conflicto de interés no quiere decir que disminuya tu capacidad de actuar correctamente ante tu paciente o que la información que vas a dar a un compañero en cualquier foro tenga que ser menos cierta.

Reconociendo nuestros conflictos de intereses simplemente damos la oportunidad a las personas que nos escuchan de que establezcan el posible sesgo en la información que damos. Y hay que reconocer que muchos sesgos son inconscientes. Si reconocemos el efecto placebo qué menos que reconocer esto último. Pensemos, por ejemplo, en el Dr. Burkhart. Si contáramos las veces que nombre la casa comercial de la que cobra en su libro del “Cowboy” nos asustaríamos. Aun y todo su libro "A Cowboy's Guide to Advanced Shoulder Arthroscopy" , en su día, fue lo mejor que tuve entre mis manos de artroscopia de hombro. Creo que muchos de nosotros nos dejaríamos indicar y operar por él.

Escasea tanto el reconocimiento de los “conflictos de intereses” que creo sinceramente que cuando la gente lo hace consiguen más legitimidad, más transparencia y en el fondo elevan su interlocución. No es recomendable dejar a la sala pensando sobre las relaciones de tal o cual orador con la industria.

Hay gente que no está de acuerdo con el “efecto transparencia” . Para algunos el hecho de reconocer los “conflictos de intereses” hacen que se entre en una especie de sobre actuación. Un fenómeno de compensación por reconocer que estás en conflicto. Puede ser. Soy más partidario de la transparencia.

Os doy un par de apuntes de “expresión” de conflictos de interés que a mí me han llamado poderosamente la atención:

1) La página web propública , es estadounidense, tiene un buscador que se llama Dollars for Doc. Si eres un paciente en esa página investigas si tu doctor tiene algún conflicto de interés (pincha aquí para verlo). En Estados Unidos por cada dos horas de presencia real con su médico los pacientes pasan casi 52 horas en la web. Buscan de todo. Si has estado en congresos, si tiene página web, si te expones o no profesionalmente y …si tienes conflicto de intereses. Te lo pueden preguntar hasta en la consulta después de haberle recetado algo. Propública lo único que ha hecho es juntar las bases de datos que las casas comerciales han tenido que publicar por cuestiones legales o de reputación.

2) El segundo vínculo es este. Es de la “American Medical Student Associaton”. En un esfuerzo categorizador alucinante. Clasifica más de 100 instituciones educativas médicas de la A (no tiene conflicto de interés o más bien si tienen una política modélica respecto al asunto en cuestión) a la I ( Click aquí para verlo). Si pincháis aquí visitareis la metodología de puntuación. Está todo, las comidas, los regalos, la consultaría, las charlas, los congresos, las compras, ..etc. Merece la pena verlo.

Son dos ejemplos. Quizás sea un poco exagerado decir que el primer ejemplo representa un esfuerzo de la “sociedad civil” para que los pacientes sepan defender sus intereses en la consulta. El otro es una asociación de estudiantes contando a sus miembros, y de tapadillo al mundo entero, todo lo tapadillo que pueda ser una página web abierta a todo la sociedad, lo que ellos consideran una institución A o una institución I. Significativo. Tengo delante de mi el current concepts del año 2005. Al final hay una lista de las personas que participan y sus conflictos de interés. Es la foto de entrada de este blog.

La moraleja es que es mejor decir uno mismo la situación en la que se está que dejar hablar a un sector. Mejor tener la iniciativa. La única forma de controlar la información sobre uno mismo es …contarla uno mismo.

Alfredo Alonso

Sección: