Número de implantes por Cirujano y ...¡que se muera la vieja ya!. ¿Cómo usamos las estadísticas?

Mujer

El volumen de “implantes colocados por médico” se ha colocado en el centro del debate en Estados Unidos.

  • U.S. News & World Report es una institución que publica el listado de los mejores hospitales en Estados Unidos. En su último informe explican que los pacientes que acuden con una patología a un hospital que  recibe poco volumen de esa patología tienen un riesgo mayor de complicaciones.
  • Estas tres instituciones: el centro médico Dartmouth-Hitchcock , el Hospital Johns Hopkins, y el sistema de salud de la Universidad de Michigan anunciaron un programa que se llama “take the volume pledge”. Lo podríamos traducir como “asumir el compromiso del volumen” , o si hiciéramos una traducción menos literal “tomarse en serio el volumen”. Estos tres hospitales creen que la cirugía protésica está entre las 10 cirugías  que hay que “tomarse en serio el volumen”.
  • Los centros que cobran del plan “Medicare y Medicaid”  publican una tabla que se llama Medicare Severity -Diagnosis Related Groups. De la información de los pagos que hace medicare ha podido obtener el número de pacientes por centro que han tratado con complicaciones y comorbilidades. En principio la publicidad de la información tiene como objetivo realizar mejores elecciones. Especialmente si eres un paciente muy frágil o con mayor riesgo.
  • El caso es que este es un claro debate sobre “estadísticas y desempeño”, que en el fondo, para cualquier traumatólogo que se pasa 40 horas trabajando sanando aparatos locomotores de personas que tienen cara y ojos es como hablar de “estadísticas y la Vida”.
  • Pensando sobre este tema me ha venido a la mente el caso de Jeanne Calment. Esta señora era una anciana francesa de 90 años. En Francia existe una opción de venta de tu casa que se llama “rente viagére”(la traducción sería renta vitalicia, pero en España “renta vitalicia" es un concepto totalmente distinto). Una persona mayor establece un alquiler mensual por su domicilio. En vida, disfruta de su domicilio y cobra por el. Cuando fallece el domicilio pasa a ser propiedad del pagador. ¡ Todo un mundo de probabilidades!. Jeanne Calment alquiló de esta manera su casa a un notario que se llamaba André-Francois Raffray. Este señor pagaba a la nonagenaria Jeanne la cifra de 2500 francos al mes.
  • Por supuesto, un notario no se chupa el dedo. Mucho de su trabajo empieza tras la defunción de algún cliente. El piso estaba valorado en medio millón de francos. La señora Jeanne tenía 90 años. ¿que expectativa de vida tiene una señora de 90 años en Francia en 1965 que es cuando se firma este contrato?. ¿dos años, tres años?. Pongamos en el peor caso: 5 años. El notario habrá pagado 60 mensualidades a 2500 francos. Eso son 150.000 francos.  Imaginemos, por un casual, que la “viejecita” le da un disgusto grande al notario y llega a los 100 años. Al notario, le tiemblan las canillas, pero incluso en este caso estaría pagando 300.000 francos por una propiedad valorada en 500.000. Probabilísticamente había hecho un negocio redondo con la viejecita. ¡La “vieja” si se comporta como la media de los “viejos” de Francia tenía, de hecho, que estar muerta ya!.
  • Pues ocurrió que la señora Calmen poco a poco fue cumpliendo años.  A los 100 años seguía montando en bicicleta. A los 105 el notario ya había pagado el 100% del valor de la vivienda. A la edad de 114 Jeanne Calmen se fracturó el femur. Tuvo que empezar a utilizar   , tras la cirugía pertinente, una silla de ruedas. Dejo de fumar a los 117 años. Aquí hay discusión. Algunas fuentes creen que fue a los 114.  Un par de cigarrillos al día.
  • En 1995 Jeanne cumple 120 años. Ese mismo año el notario muere. Ha pagado 30 años por una casa que no ha podido pisar. Son 360 mensualidades a 2500 francos/mes. 900.000 francos. Se acerca al doble de lo que lo que estaba valorada la vivienda. La viuda del notario seguiría pagando dos años mas hasta la muerte de Jeanne Calment a la edad de 122 años.
  • Nos alegra pensar en el notario reconcomiéndose haciendo sus "medias de defunción" y sus probabilidades:  “Joder con la vieja, qué  buen aspecto tiene”.  Los cálculos que realizó el notario, parece ser, fueron mucho más atinados en el caso de su propia defunción que en el de su clienta.
  • Y Jeannte Calment nos ayuda para pensar que las abstracciones matemáticas son eso precisamente: abstracciones. Y las abstracciones sirven para representar el mundo pero en el fondo, ¿son el mundo?. A nosotros nos puede ocurrir como Jeanne Calmen. Que sencillamente no cumplamos la media. Ante un diagnóstico que tenga un pronóstico muy malo yo pensaría en Jeanne Calment. Ser la excepción, que pensamiento tan tentador. A veces esto puede ser un acierto  y nos sirve para aferrarnos a la esperanza.
  • Así que las probabilidades  y los números las utilizamos un poco como nos conviene. Esta señora francesa tiene muchas variantes. Un ejemplo: “hago 7 artroscopias de cadera al año pero….¡soy un caso Jeanne Calment!. Desde luego que mis pacientes no se van a ver perjudicados por el bajo volumen de intervenciones al año”. Esta bastante demostrado que todos nos creemos mejor que la media. Conducimos mejor que la media, trabajamos mejor que la media, gestionamos mejor que a media... Pero tenemos que tener cuidado no vaya a ser…¡que seamos el notario!.

(la foto de entrada de este artículo es de la entrada  Jeanne Calment de la Wikipedia en Español).

Sección: