Experiencia personal con la Homeopatía y más asuntos relacionados con ella: Traumatología, calcificaciones manguito, nueva regulación, INVESCOT y Nueva revista Mano.

El lunes a la mañana estaba en el coche y escuchaba RNE. Vamos a tener una nueva regulación sobre las sustancias homeopáticas. Un médico de familia estaba siendo entrevistado y defendía las virtudes de la homeopatía como método de curación. La documentación científica lo avalaba y nombraba un estudio realizado en el Gregorio Marañon. Era, al parecer, un estudio comparativo de tratamiento de calcificaciones: comparaban el tratamiento homeopático con todo el arsenal posible de actuación contra las calcificaciones en manguito.

No hace mucho, a uno de mis hijos le aparecieron súbitamente un montón de vesiculitas por toda la cara. En la consulta de pediatría estaba un sustituto que extrañado y admitiendo no saber de que se podía tratar nos recetó una crema corticoide, pautada tres veces al día, siete días. El pediatra oficial de Medicina Publica faltaría una semana. Mi mujer decide acudir a un homeópata, médico colegiado, por otro lado.

Pienso en que no pasaría nada por esperar, también se me ocurre pedir cita en cualquier dermatólogo en sanidad privada. Y también pensé que realmente a los críos mal no les iba a hacer. Tampoco bien. Algún día en esta sección hablaremos del tremendo poder de la mente, o de otra manera, del tremendo poder del efecto placebo. Conclusión:

El niño asiste a la consulta, aunque sea por el efecto placebo. Que vea que sus padres hacen algo.

La cita era a 13.15 del mediodía y yo llegué cuando ya salían a la calle. Si uno conoce a su mujer…yo vi que no salía contenta del todo. Ya comiendo en un restaurante que había debajo de la consulta le pregunté que tal había ido. Ella no pudo evitar expresar sorpresa ante las preguntas que le había hecho el homeópata, muchas, por ejemplo, acerca de su carácter y su relación con el resto de familia y amigos.

Uno de los argumentos constantes de la homeopatía es que el tratamiento es una experiencia holística. Es una experiencia en la que la receta es única y exclusivamente para tí. ¿Para qué tanta cuestión personal? Cuando a mi mujer le preguntaron que describiera a sus hijos realmente le cogieron a contrapié ya que respondes en 15 segundos lo que se te ocurre. ¿Y si hago una descripción incorrecta o inexacta de mis hijos? ¿Realmente está alterando su receta en función de todo esto que le estoy contando?. Si otro niño tiene esos granitos en la cara y resulta que no tiene hermanos, ¿no podría ir a la farmacia a comprar este “medicamento”?.

La factura fue de 79 Euros por paciente. Estábamos comiendo sobre la marcha fuera de casa para que los niños llegaran a la escuela a la tarde y yo al trabajo. Transporte público y aparcamiento. Realmente estábamos haciendo el panoli y, todavía, no habíamos comprado los “medicamentos”. Ella lo sabía, yo lo sabía y mejor dejarlo ahí.

La Homeopatía fue inventada por un médico alemán que se llama Samuel Hahnemann e el siglo XVIII. Tenemos que imaginar como era la medicina en este tiempo. Estamos hablando de un periodo precientifico. Las personas ante el dolor de los demás siempre hemos experimentado la necesidad de hacer algo. En esta época contaban contaban con sangrados, purgas, extirpaciones y poco más. En este contexto de medicina aplicada, en la que casi seguro, no se le estaba ayudando al paciente, puede que la aparición de Hahnemann fuera una bendición. Pero los supuestos en lo que basó su medicina, que son supuestos absolutamente inventados, los hemos traído hasta el siglo XXI intactos. Los podríamos resumir en:

1) Algo que podía enfermar a un organismo sano puede ser utilizado para sanar al organismo enfermo. Una especie de principio de analogía.

2) La forma que tenemos para que 1) ocurra es simplemente alterar su concentración. No diluido el “material” te hace enfermar pero diluido trata los síntomas de esa enfermedad. O quizás un principio de prudencia. Comer es bueno pero comer mucho, mucho, mucho no. Hacer ejercicio es bueno pero pasarte de la raya con el ejercicio no. Todo puede ser bueno pero en su medida.

Realmente no podemos decir otra cosa que “se le ocurrió”. Construye un modelo teórico que él cree que va a sanar. Luego lo lleva a la práctica. Realmente la justificación para su mundo teórico no existía ni existe. Hahnemann quizás intuyó que tal y como se le trataba a los pacientes en aquella época corrían más peligro de terminar peor que mejor cuando se atrevían a ir a la consulta. A un médico en el s. XVIII se le relacionaba más con el sector de los barberos.

A la hora de aplicar su mundo teórico cuesta, incluso haciendo el esfuerzo mental de trasladarte al s.XVIII, averiguar como llegó Hanhemnan al concepto de “sucusión”

3)El “medicamento” después de cada dilución se le practicaba la “sucusión”. Que eran 10 agitaciones del continente con mucha energía. ¿Como podía saber Hahnemann que eran 10?.

Lo más curioso es que la homeopatía, en sus principios y en sus métodos de producción se mantiene tal cual la ideó Hanhemnan.

Solo el tema de las concentraciones nos tendría que valer para sacar conclusiones. Los fabricantes de homeopatía utilizan de todo, plantas, animales, minerales etc… de los que obtienen una especie de “tintura madre”. Esa tintura madre es diluida. La razón es una gota de tintura madre por 100 de agua. De lo que sale de esa dilución se coge una gota y se vuelve a diluir en la misma proporción 1 a 100. Así hasta completar las 30 rondas de dilución. 30 es lo más habitual. ¿Porque no comprobamos lo que son 30 rondas de dilución? (En la foto se puede ver el 30ch).

Ronda 1: 1/100=0,01

Ronda 2: 0,1/100=0,0001

Ronda 3: 0,0001/100=0,000001

Ronda 4: 0,000001/100=0,00000001

Ronda 5: 0,00000001/100=0,0000000001

Nos saltamos unas rondas

Ronda 12: su resultado sería: 0,000000000000000000000001. Esta concentració es bastante alucinante ya. Sería como tirar una gota en el océano atlántico.

Nos vamos a la última ronda:

Ronda 30: su resultado sería:0,000000000000000000000000000000000000000000000000000000000001

Esta es una forma visual de verlo. Me ha costado cambiar el formato de los ceros. Dicho en palabras sería una cienmilésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima. Seguro que en algún cero me he equivocado. De hecho creo que es una millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima. No estoy seguro.

El ejemplo más visual lo escribe Ben Goldacre en su libro “Mala Ciencia”: Imagínense una esfera de agua con un diámetro de 150 millones de km ( las distancia entre la tierra y el sol). Pues bien, piensen en una esfera de agua de ese tamaño con una sola molécula de otra sustancia en ella. Eso es una dilución 30C”.

Existe un premio de una institución sin ánimo de lucro, James Randi educational Foundation, que da 1.000.000 de dólares para las personas que puedan probar habilidades y alegaciones fuera de la normalidad. La homeopatía entra en este saco. Os dejo el vinculo del listado de “intentonas”. El millón sigue intacto. Comprobareis que hay alguna de homeopatía contra el asma. El mundo de la traumatología no es fácil de investigar. Tenemos problemas para incorporar la “ceguera” a muchas de las investigación de nuestro mundo. Pero las pastillas es un mundo fácil de comprobar. En general la homeopatía no actúa mejor que el placebo.

http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(05)67881-6/fulltext. Este fue un estudio publicado en el 2005 de un metaanálisis de 200 estudios de homeopatía. Es bastante concluyente.

Lo único que he encontrado que vincule la homeopatía con el tratamiento de las calcifaciones en manguito es esto . Está en la revista médica homeopática. Sus autores son: José L Rovira Egido a, María Jesús Meis Meis a, María José Lucio López a, Emilio Cervera Barba b, Helena Herranz Sánchez b, José Herranz Ruiz b, . Os cito aquí su Discusión y conclusiones:

“Las tendinitis calcificantes del hombro son más frecuentes en mujeres con un promedio de edad de 59,05 años.

Puede afectar a cualquier tendón del manguito de los rotadores, siendo el tendón del músculo supraespinoso quien acumula el mayor número de casos.

La evolución natural de algunas calcificaciones es a la disolución espontánea. No obstante, el resto actúa como irritante mecánico o químico, por lo que su disolución en fases previas a la inflamación sirve como medicina preventiva.

Los tratamientos convencionales son infiltraciones, analgesia, rehabilitación, aspiración, escisión quirúrgica y, recientemente, fragmentación mediante ondas de choque. La homeopatía tiene un papel importante en el tratamiento de las tendinitis calcificadas del hombro (caso que nos ocupa). Sus resultados son comparables a los de cualquiera de las terapias convencionales, pero con una morbilidad o iatrogenia nula.

No obstante, recomendamos más estudios para conocer el alcance real de este tratamiento.”

¿A mi hijo? pues se les han quitado todas las vesículas. Pero como incluso dice la investigación en las calcificaciones que he mencionado puede que haya sido el curso natural de las cosas. Asistimos al homeópata en el punto de mayor expresión de la patología. El mayor tenía la cara hecha un cromo. Somos máquinas de buscar casualidades. Has ido al homeópata incorporas una sustancia que tu hijo antes no tomaba, desaparecen las berrugas. Dan muchas ganas de establecer un hecho como causalidad del otro. Pero es incluso improbable que en lo que han tomado mis hijos haya incluso una sola molécula de lo que dicen que contiene. Teníamos una consulta para el día 17. Mientras escribía este artículo se lo iba contando a mi mujer. Me dice que un soy un poco pesado pero ha llamado para anular la cita.

Existen otros movimientos mucho más refrescantes científicamente hablando. Una de ellas es la celebración del congreso INVESCOT. En su página web, entre sus fines, tienen como objetivo divulgar la metodología científica. La segunda es la revista iberoamericana de cirugía de la mano RICMA. Son seis sociedades nacionales agrupadas para la publicación científica. La calidad de los miembros de las sociedades siempre es fundamental, pero que la cantidad importa no es menos cierto. Tener la aspiración de entrar en PUBMED me parece que una de las ideas estratégicas que con más acierto puede tomar una sociedad. James Lind estaría contento con estas dos iniciativas.

Os dejo también el vínculo de un blog de tres médicos de familia que están dando que hablar. Van tomando fuerza. El blog se llama "no sin evidencia".

Me gusta leer sobre ciencia. O leo ciencia divulgativa, o leo artículos relacionados con artroscopia. Incluso en ese nivel me siento muchas veces en arenas movedizas. Y realmente cuesta discernir lo que es buena ciencia de la mala. No puedo decir de mí mismo que tenga un buen criterio personal bien construido. Si un residente fuera a revisar , pongamos algo sencillo, los resultados en la cementación del componente tibial en las prótesis de rodilla. Tendría que revisar cientos de artículos, y casi seguro tendrá material y recursos para hacer una presentación de la información, que sin ser el consciente, represente sobre todo sus “sesgos” personales.

Para los niños la homeopatía mola. Son pastillitas dulces con las que los niños juegan en la boca. El otro día al mayor se le cayeron unas bolitas al suelo. Tiene un hermano pequeño que se pasa el día gateando por el suelo y encontrando cosas que se las mete a la boca. Realmente no me puse a buscar como un loco por el miedo de que las encontrara el pequeño y se las tragara.

Sección: