Anestesia. Cuando empezaron tus discusiones.

Las especialidades en la medicina se quieren. Pero, como en el chiste de "Gila", un famoso humorista español, se quieren pero “raro”. Y la relación más rara es la que existe entre todas las especialidades y anestesia. Hoy es 7 de Enero. En un hospital próximo a nuestra oficina han suspendido dos cirugías. Los anestesistas han valorado que no se podían hacer. No sabemos las causas. No tenemos opinión y no sabemos la opinión de los traumatólogos de estos dos pacientes. Pero existe un momento y un personaje que podríamos calificar de “fundacional” de este momento. El personaje es WILLIAM GREEN MORTON, sobre todo, porque también un tal Horace Wells tiene algo ver en que los traumatólogos de este hospital no puedan hacer dos cirugías porque los anestesistas lo han decidido. Ahora sabemos como de intensivas en conocimiento son las carreras profesionales de cualquiera que se quiera dedicar a la medicina. Normalmente alguien pasa su juventud y la primera parte de sus edad adulta dedicado a demostrar que puedes ser medico y ejercer tu acción correctamente. En el siglo XIX las cosas eran distintas. WILLIAM GREEN MORTON había sido comerciante y empleando tipográfico hasta que ingreso en la Baltimore College of Dental Surgery. WILLIAM GREEN MORTON estuvo asociado con Horace Wells. Trabajaron como socios un par de años. Y como suele ocurrir en los procesos de “diferenciación por proximidad” Horace Wells se convirtió en odontólogo y WILLIAM GREEN en protésico dental. Horace Wellls se sometió al óxido nitroso, gas hilarante, y comprobó sus efectos. Posteriormente el lo utilizaría en numerosos pacientes. Cuando Horace Wells comprobó los efectos del gas hilarante se lo estaba administrando un miembro de un circo ambulante. Posteriormente se lo volvió a administrar para sacarse un diente. Luego él lo utilizó en sus pacientes. Así que cierta valentía y cierta labor pionera le debemos reconocer. Hubo un momento en que se quiso exponer. En el hospital de Massachuset ante un grupo numeroso de médicos y estudiantes en un momento que el se suponía que sería memorable obtuvo un fracaso tan rotundo que marcaría el resto de su biografía. El paciente chillo, se retorció de dolor y Horace Wells fue abucheado. WILLIAM GREEN estaba al tanto de la contribución de Micheal Faraday a la anestesia. El mismo Faraday que ha quedado para la historia con sus trabajo sobre inducción electromagnética publicó un trabajo sobre el efecto del “éter”. Aunque la publicación en un principio fue anónima luego el estudio del artículo escrito a mano original demostró que la autoría de este artículo era de Faraday. Faraday explicaba en el artículo que el éter producía el mismo efecto del que el óxido nitroso y que era mucho más barato. En cualquier caso WILLIAM GREEN vio que este podía ser el foco hacía el que apuntar su intuición. Utilizó éter en diversos animales y , así eran las cosas antes, también comprobó sus efectos en él mismo. Como su ex-compañero Horace Wells se expuso y solicitó al jefe del Hospital General de Massachuset la posibilidad de una demostración pública. El día escogido fue el 16 de Octubre de 1846. El que operaba era John Collins Warren (1778-1856) y WILLIAM GREEN administró el anestésico. Ideó una especie de botella-inhalador. Mojaba una esponja en éter y luego la dejaba en la botella el paciente luego inhalaba los gases por una boca que tenía la botella. Warren fue la misma persona que organizó la exposición pública de Horace Wells del óxido nitroso. No necesitamos tener mucha imaginación para aproximarnos a lo que posiblemente experimentó. Las condiciones de trabajo de los cirujanos hasta ese día eran la de los pacientes moviéndose, pataleando, gritando y ellos tenían que tener en cuenta todo eso con un bisturí en la mano. Su problema no era que les temblara el pulso sino que les temblara el paciente. Entre las virtudes del cirujano estaba el no flaquear ante los gritos del paciente y salir de la cirugía sin hacer lo que era necesario hacer y cerrar antes de tiempo. La velocidad era una virtud reconocida. Así que volvamos a esta cirugía y calculemos lo que experimentó Warren al extirpar un tumor superficial bajo el maxilar inferior izquierdo. Tardó 5 minutos y pensó en toda la cantidad de horror que iba a poder ahorrar en adelante a sus pacientes, y en todo el horror que él había infligido hasta ese momento. La sala en que se realizó esta prueba todavía existe y de hecho se llama “sala del eter”. A partir de ahí se sucedieron las cirugías en distintas especialidades, especialidades para nuestros ojos, entonces el mundo de la cirugía era uno. Pero el momento fundacional. El momento en el que se considerá que la anestesióloga nace fue la mañana de 16 de Octubre de 1846. Era Viernes. En menos de un mes llegó la notoriedad y el gran éxito a través de un cirujano que se llamaba Henry Jacob Bigellow. Amputó una pierna. Las amputaciones eran el pan nuestro de cada día. Había pacientes que ante la expectativa de dolor dejaban avanzar al gangrena. La expectativa de dolor eran tan inasumible que sencillamente la enfermedad avanzaba hasta la muerte. Bigellow era otro peso pesado de la medicina del tiempo. Puede que no te suene de nada pero si has comprado en los últimos años cualquier libro sobre las emociones, comportamiento de la mente, conciencia, o cualquier libro de divulgación científica sobre el cerebro comprobarás que el caso de “Phineas Gage” es un lugar común en este tipo de libros. Para la psicología y la neurología era “el caso”. A Phineas en una explosión un barra de acero le atraviesa el cerebro a través del ojo en el cortex frontal izquierdo y sobrevive. Bigellow fue uno de los estudió de cerca este paciente y reportó también su evolución. Pero en lo que nos ocupa, Bigellow representa el empujón definitivo de WILLIAM MORTON. Además de la cirugía publicó un artículo. En el 2012 NEJM (The New England Journal of Medicine) escogió este articulo de Bigelow como el artículo más importante de de sus 200 años de publicaciones. Su título: “Insensibility during sugical operatións produced by inhalation” El que realmente ha pasado a la historia como el inventor de la anestesia ha sido WILLIAM MORTON. A pesar de que el oxido nitroso había sido probado con éxito en pacientes Horace Wells fracasó en el momento que se le concedió para convencer a la comunidad científica. WILLIAM MORTON no. Se sabe que hubo un cirujano que probó el éter en sus pacientes con éxito antes de que lo hiciera William pero no hizo ningún esfuerzo expreso para convencer a los compañeros. Su nombre era Crawford Williamson Long. El final de estos dos hombres no fue grato. Horace Wells se suicidó. Y WILLIAM MORTON se empobreció litigando por obtener los derechos de la patente de una variante del ether que básicamente era ether. Realmente tenemos muchas ocasiones para pensar en esa mañana del 16 Octubre de 1846. En la siguiente discrepancia que tengas con tu anestesista lo podrás hacer. Pero también cualquier día que vayas al dentista. Por supuesto que la aparición de la anestesia como especialidad fue vista por los cirujanos como una degradación de su especialidad. Hasta ese día actuaban solos y costaba asumir una especialidad que abriera o cerrara la puerta a sus pacientes. Costaba entonces y cuesta ahora. Pero bueno, tenemos que pensar en los pacientes y en que nosotros algún día lo seremos y WILLIAM y Horace se merecen un pensamientos agradecido por nuestra parte. Les voy a enviar este artículo a los traumatólogos a los que les han anulado las intervenciones. A ver qué opinan. Vínculos interesantes: 1. Artículo Wikipedia de Wiliam Morton. 2. Artículo Wikipedia de Horace Wells. 3. Artículo Wikipedia de John Collins Warren. No tenemos artículo en la Wiki. Pero sí de la NEJM. Y Warren fue su fundador. 4. Artículo Wikipedia de Henry Jacob Bigelow. 5 Artículo sobre Crawford Williamson Long 3.Artículo Wikipedia de Michael Faraday. 4. Micheal Faraday su contribución a la anestesia. 5. Artículo de Bigelow. El más importante de la histoira NEJM. 6. Noticia del Suicidio de Horace Wells. 7. Artículo de Phineas Gage de la Wiki.

Sección: