¿Cómo de integrado está, informáticamente, tu sistema de salud?

Ya hemos hablado alguna vez de interoperabilidad y de lo que supone en búsquedas de información e historias clínicas. Interopalibidad es todo lo que pasa por debajo de tu terminal de ordenador para que tú puedas dar más información a tu sistema de salud. Esa información puede ser una decisión en cualquiera de las formas que un procedimiento médico traumatológico pueda tener. Estoy convencido de que en muchas ocasiones te has sentido en el “aire” a la hora de tomar una decisión. Sencillamente el sistema informático de tu región no estaba en condiciones de ayudarte. Quizás en otro momento de tu historia laboral el problema era el contrario. Estabas sobrecargo de información y te llevaba mucho tiempo extraer lo relevante. En este articulo de blog podrás entender que te ocurría. Dependía del grado de “interoperabilidad” que había alcanzado tu sistema de salud. Lo contamos como una historia. Desde unos hipotéticos inicios a un modo de “vivir” la información que todavía no hemos alcanzado.

ETAPA 1: En un principio no existe interoperabilidad. Los hospitales y los diversos centros de salud son islas entre sí. Nadie comparte datos. Se podría dar el caso que incluso en un mismo centro los clínicos de distintas especialidades no tengan información unos de otros.

ETAPA 2: En el siguiente paso de interoperabilidad. Consiguen ir acumulando toda la documentación de las distintas provisiones de salud en una sola carpeta por paciente. En esta caso lo que se hace es un “montón”. El paciente, que tenemos que suponer que no se mueve de su centro de salud, va teniendo su información en una sola carpeta. Al menos en un centro “consta una sola vez”

ETAPA 3: En el siguiente nivel de “interoperabilidad”. Distintos centros que dispensen salud pueden interoperar entre ellos. Simplemente se solicitan la información y allí que va el montón. Comparten documentación.

ETAPA 4: En el siguiente nivel existe un repositorio central. El paciente existe una vez pero para el “sistema”. Toda la información se va volcando en un solo registro que es el paciente. Todos los “clínicos” de la salud de ese sistema pueden ver y analizar la misma información. El paciente consta una sola vez para todos los médicos de sus región.

ETAPA 5: hasta este nivel de interoperabilidad hemos estado hablando solo de “clínicos”. Existen procedimientos realizados por otro tipo de personal que se deben reflejar en la historia clínica. Actos de enfermería y actos administrativos pasan a incorporarse en la HC. Se integra Sanidad primaria con la sanidad especializada. Los Sistemas de salud empiezan a ser consistentes y continuos en su provisión de salud.

ETAPA 6:En el siguiente nivel de interoperabilidad se empieza a gestionar la información. Todos los sistemas de salud generan ingentes volúmenes de información. Cada urgencia, cada consulta, cada prueba genera documentación que hasta ahora solo la podemos leer en bruto. Cualquier “clínico” tiene que dedicar mucho tiempo a encontrar lo pertinente. En este nivel se buscan soluciones para estructurar y mostrar la formación al profesional de maneras muy relevantes y significativas para el momento y el lugar en el que se va a proveer “salud”. No tenemos que escarbar entre un mar de documentación. Los clínicos se sentirían muy apoyados por sus sistemas de decisión que tienen en sus terminales.

ETAPA 7:En este punto un ciudadano entraría con su clave en su Historia Clinica. Podría ver eventos futuros y pasados. Todas sus pruebas. Quizás tendría acceso a una especie de Wiki sanitaria controlada por los clínicos que permita saber sobre sus patologías. Verían en una línea temporal todas las interacciones que ha tenido con su sistema de salud.El sistema “empondera” a sus pacientes. Los pacientes quieren ser sienten protagonistas de su salud.

En este cuento de hadas tenemos que pensar en sentido muy amplio “salud”. Podríamos incorporar a esta interoperabilidad soñada toda la colaboración de los servicios sociales.

ETAPA 8: En este punto estamos ya en unos volúmenes de información integrada que si lo concretáramos en cifras nos darían un poco vértigo. Toda esta corriente “Wellness” que nos llega como una ola de una altura de 50 pisos la vamos a gestionar. Y todos estos “ wearables” nos van a enriquecer la información de nuestro sistema de salud. En un click sabemos lo que ha andado el paciente, o sabemos los ejercicios de rehabilitación que ha realizado y cómo. Al fin y al cabo los dispositivos el paciente los lleva pegados a la piel y nos dan información que podemos utilizar en tiempo real. Nuestro sistema sanitario tendría algunos problemas, pequeños, de gestión como por ejemplo registrar los wearables y posiblemente certificarlos para que entren en nuestro sistema de salud. También debemos asegurarnos de la veracidad de la información, no vaya a ser que un paciente operado de la rodilla le ponga su “reloj inteligente” a su nieto que corre maratones. Da igual, pensaremos algún registro biométrico que nos garantice la procedencia de la información: Iris, huella digital, un pelo… Quizás cuando nos vendan el office de Microsoft o algún servicio de Google o de Apple nos incluyan alguna oferta por la gestión sanitaria de nuestra familia, por la integración de nuestros wearables en el sistema de salud….

Existe, y este es un problema ya actual, mucho aplicación realizada por profesionales médicos que solucionan cuestiones muy locales y de contexto…o no. También podríamos a estas alturas de la película validar e incorporar al sistema soluciones que pueden parecer cuestiones locales pero que en realidad cada día lo son menos. Ese compañero tuyo que ha desarrollado una aplicación para hombro, o ese otro que tiene una formación increíble que se ha trabajado con el programa Osirix...se podrán incorporar al sistema para que otros clínicos puedan aprovecharlas.

ETAPA 9: Estamos en el mundo del “MEGA BigData”. Pero sabemos explotarlo muy bien, podemos obtener muchas regularidades y pautas dentro de la información. Existe un tránsito muy rápido de la información al conocimiento. Podemos hacer medicina preventiva de verdad. Un día te llaman a tu teléfono y dicen que por favor te acerques a un centro de salud. O te piden que te montes directamente en una ambulancia. Tu Wearable ha transmitido alguna información que comparada y analizada con el “conocimiento” del sistema puede prever que algo malo te va a pasar.

Debería existir algún nodo, que con permiso del paciente, pudiera enviar su información o otro “sistema de salud”. Quizás nuestro paciente contrate un seguro, o cambien de residencia, o solicite una segunda opinión a un profesional de otro país. Al fin y al cabo la HC es suya.

Depende de tu país, de tu región, estarás en alguna de estas etapas que te hemos escrito. Estés donde estés, un planteamiento correcto es que los "clínicos" y los "informáticos médicos" tendrán que ir más de la mano en la gestión de la información de los hospitales. Llegar a las últimas etapas supone una normalización de los acontecimientos clínicos altísima. Estamos terriblemente lejos de eso. El título es una pequeña trampa. Pero la interoperabilidad es la integración de las personas y las máquinas de tal manera que mejore la salud de todos. Por supuesto que lo lograremos. Pero mejor más pronto que tarde.

Sección: